Ayer estuve en la primera sesión del ciclo de conferencias Tech Talks organizadas por la Universitat Oberta de Catalunya (UOC), para la que han traido a Jessica Colaço (twitter), distinguida como TED Global 2009 y una de las mujeres jóvenes más influyentes de Kenya.

Colaço es una figura fundamental en el panorama de la tecnología móvil de la región. Esta tecnología es una de las que más rápidamente se han acogido desde el punto de vista internacional y comparado, especialmente en ciertas zonas de África. Seguramente tendrá algo que ver el trabajo de personas como Colaço, que en su caso trabaja en Strathmore Research and Consultancy Centre (SRCC) de Kenya. Desde allí conecta a miles de jóvenes africanos con desarrolladores de software de compañías globales del sector TIC como Google o Facebook.

Es cierto que la tecnología no es un elemento que por sí mismo pueda provocar un cambio social, pero es posible que sea un elemento facilitador. Colaço une tecnología móvil y cambio social porque existen 370 terminales móviles en este continente, una cifra que sigue creciendo. Y es que África es la región mundial con la mayor tasa anual de crecimiento en telefonía móvil, aunque la presencia de Internet todavía es muy deficiente.

Según Colaço, de forma creciente se configura un mercado donde la información y los servicios como los SMS cobran importancia. De hecho, la ponente inició su colaboración con Google a raís de un proyecto que desarrolló paliar la grave falta de información de que adolecía Google Maps en las zonas rurales del África oriental en el marco de sus estudios universitarios (que acabó en 2007 y que da una muestra de su juventud). Su propuesta, en un interesante ejercicio de crowdsourcing, permitía a los usuarios de telefonía móvil generar mapas y subirlos a Google Maps.

Pero Colaço planteó innovaciones de amplio espectro: desde un innovador sistema de pago M-Pesa, sistemas de SMS orales mediante txtEagle, y otras iniciativas como Tangaza, M-Kulima, Waññigame, M-Guide for tourism, Fish Detector… M-pesa es una iniciativa de Vodafone y un socio local (Safaricom de Kenya), que desarrollaron un sistema de pago vía móvil que transfirió en sólo un mes 40 millones de euros, la mayoría en pequeños pagos. El sistema M-Pesa permite transferir dinero con el móvil a otra cuenta; en caso que el receptor no disponga de una cuenta M-Pesa, recibe un mensaje al móvil que le invita a visitar a un agente de la zona para recoger el dinero. Según Nick Hughes, diseñador del sistema M-Pesa, funciona  del modo siguiente: “nuestro público objetivo es alguien que no tiene una cuenta bancaria pero que quiere mover dinero rápidamente. Tenemos una red de distribución fantástica que es, si cabe, más grande que la de cualquier banco”.

No es de extrañar, pues, que Colaço plantee un discurso centrado en qué puede aportar la tecnología móvil a África. Por ello, se define a sí misma como “una evangelista de la tecnología móvil”. En esta dirección, Colaço aspira a crear una cultura de la innovación implicando a estudiantes, emprendedores y la creación de centros de investigación.

Durante el debate, Eva Domínguez, investigadora de la UOC, planteó que la telefonía móvil permite acceder a las tecnologías de un modo muy sencillo, ubicuo y transparente para los usuarios sin necesidad de una gran estructura. En su opinión, el modo en el que se está trabajando la telefonía móvil obliga a replantear cómo están evolucionando las TIC en África. Por su parte, Luis A. Fernández puso la incidencia en el papel de Colaço no sólo por lo que hace, sino por lo que representa. En este sentido, Fernández indica que hay que replantear el concepto de brecha digital: “es muy distinto usar las TIC por obligación y no por necesidad”. En muchos países de Occidente muchas veces el uso de las TIC es obligatorio, aunque en otros países supone un parámetro de bienestar. Sobre las aportaciones del debate, hay más información en el blog de Ismael Peña-López.

Este evento cuenta con el apoyo de Orang y ha supuesto la primera edición de Tech Talk, un ciclo que servirá de preludio para la Open EdTech 2009, un encuentro en el que cuarenta reconocidos expertos internacionales en tecnología educativa compartirán sus experiencias y debatirán las futuras necesidades y tendencias en esta área.

Ayer el B-Hotel de Barcelona fue el escenario de un debate muy interesante sobre branding. No lo oculto, creo que el tema es muy pertinente, aunque no nuevo: de una manera u otra siempre acabamos hablando de gestión de marcas en Cava&Twitts.

Supongo que ese era precisamente el reto de la jornada de ayer: había muchos profesionales que trabajamos en este ámbito desde diferentes prismas. Este marco potenció el debate (y la controversia) con los ponentes: Alex Cabré (Socio de WINC y autor del libro Marketing Democrático), Ramón Ollé (del que he hablado hace pocos días), y Vanesa Robles (Brand consultant en SUMMA).

Marc Cortés arrancó el debate con una pregunta para nada inocente, pero imprescindible. ¿Qué se entiende por marca? Aunque con líneas coincidentes, los tres ponentes plantearon una respuesta diferente. Tal vez muestra lo joven de una disciplina clave para generar valor añadido, mitigar el riesgo de entrada de competidores, fidelizar consumidores y estructurar una cultura empresarial.

Cabré: Marca es una promesa + una experiencia

Ollé: Gestionar una marca es gestionar significados

Robles: Una marca debe crear una plataforma sobre la que se dialoga

Durante las intervenciones fui tomando nota de algunas perlas sobre las que pretendo escribir en los próximos días.

Ya he hablado de la importancia de branding como gestión de los significados (que proceden de los productos, de los consumidores y del contexto comunicacional), una de la tesis más relevantes del libro El nuevo Brand Management, de Ramón Ollé y David Riu. Por su parte, Vanesa Robles abogó por trabajar la marca no tanto con la finalidad directa de crear transacciones, sino para establecer relaciones. En su opinión, la marca exige la gestión de experiencias, valores y creencias.

Se habló de plazos para crear una marca poderosa (150 años para CocaCola, sólo un puñado para Moritz), de la importancia del producto (hay marcas sin producto, como los mercados financieros), de casos estrella (como Virgin) y del uso de Internet (no hace tanto se pagaban anuncios en guías telefónicas porque había que estar, ahora se percibe la red como algo similar y es un fenómeno peligroso: hay desconocimiento de lo que sucederá en unos meses).

Y es que hubo varios momentos para la discusión (que espero que continúe virtual estos días). Algunas de las cuestiones que más controversia suscitaron fueron:

Ramón Ollé:

Somos expertos en una o dos cosas. Las marcas que triunfan son las que enseñan corrrectamente a comprar. Un ejemplo es el caso de Intel, que reinventa su categoría. Así, la pregunta no es diferenciación, es cómo enseñar a comprar a los consumidores.

Álex Cabré

No debemos seguir hablando de segmentacions, cada vez son más importantes las marcas democráticas: Ikea, Google… La variable de segmentación en base a precio es obsoleta. Es necesario un nuevo modelo más abierto, más democrático.

Me interesaron las aportaciones sobre la importancia del boja-oreja y tener una comunidad de usuarios, algo que se produce en cualquier zoco del mundo desde la antigüedad. Lo que sucece ahora, como indicaron los ponentes, es que operan herramientas facilitadoras.

En este punto Ramón Ollé se atrevió a soltar la siguiente frase: “Si algo tengo claro de Internet es que no es un medio de comunicación”. Se oyeron murmullos y se creó un silencio intenso mientras disertaba sobre esta negación. Al final definió Internet como un medio de relación. Doy como un hecho que el tema no acabó anoche…

Quedaron otros muchos temas en el tintero para dar paso al networking: las particularidades de las marcas personales, el papel de Twitter (y de otras redes sociales) en la gestión de las marcas, la importancia de conversar sin protagonizar, el reto de seducir en economías con una escasez enorme de atención…

La cosa acabó bastante tarde. Me encontré con muchos compañeros de profesión: encantado! Aprovecho a felicitar a los padres de la criatura: Xavier Güell, Marc Cortés y Ángel Custodio. Enhorabuena por la nueva temporada!

El club de lectura de marketing (The Monday Reading Club) ya está en Barcelona: es genial que las buenas ideas cojan el puente aéreo.

Ayer (primer lunes de mes) nos reunimos alrededor de 100 lectores en la librería librería Bertrand de Rambla de Catalunya (un marco impresionante) para hablar del libro Iníciate en el marketing 2.0 de la editorial Netbiblo y escrito por Marc Cortés (Barcelona) y Enrique Burgos (Madrid).

Monday Reading Club Barcelona

Monday Reading Club Barcelona

Monday Reading Club Barcelona

Monday Reading Club Barcelona

Igual que sucede en Madrid (van por la tercera edición) y como parece que va a pasar en otras ciudades de España, el objetivo es reunir cada primer lunes de mes a un grupo de lectores interesados en debatir y compartir conocimientos. La excusa es un libro de marketing para cada edición. La novedad esta vez ha sido que también se han recomendado otros libros para ‘ampliar’ lecturas: Coolhunting, Piensa, es Gratis, Crossumer, Pegar y Pegar, y La Economía Long Tail.

Reconozco que ha sido un placer colaborar junto a Mercé, Mertxe, Jordi, Esther, Marco, María Jesús y Sergio en que esta primera edición fuera posible. Gracias. Os animo a seguir las novedades en el blog de esta iniciativa.

Por cierto, el lunes 5 de octubre hablaremos de El Manifiesto Cluetrain, un libro fundamental del que he hablado varias veces.

Desaparecido el Bread&Butter, Barcelona se ha sacado de la manga el salón de moda urbana contemporánea The Brandery, que celebró hace unos días su primera edición con 113 marcas. Al margen de comparaciones odiosas, es sin duda una iniciativa arriesgada, más por la dificultad de llevar adelante este tipo de eventos que determinan en gran medida los valores de una ciudad.

No sorprende, por tanto, que The Brandery nazca con el respaldo del Ayuntamiento de Barcelona y con una identidad basada en el protagonismo de la marca. Supongo que cuando alcance un cierto nivel de relevancia podrá volar (más o menos) solo.

Una de las ideas que más me gustó fue el espacio The Laundry, ubicado en el impresionante pabellón Mies van der Rohe y dedicado a acoger debates y reflexiones sobre el negocio de la moda y su futuro. Allí se celebró un Cava&Twitts temático sobre las tendencias de los medios especializados en tendencias.

Me gusta cómo este evento mensual (no sólo) sobre twitter logra captar a público específico según cada edición, que se complementa con los incondicionales del acto. Los invitados fueron René Lömmgren, fundador de LeCool; Mercedes Quevedo, editora del blog elfashionista; Francesca Tur, editora de Tendenciastv; y un chico con cuyo nombre no pude quedarme.

El tema de debate fue la evolución de los soportes (revistas, medios digitales, blogs y TV) dedicados a las tendencias, y a algunos de los asistentes nos sorprendió la no tan alta capacidad para detectar las tendencias de la comunicación en profesionales que lo bordan en otros ámbitos. Curioso.

Ampliación: Os dejo el vídeo del evento que han montado desde TendenciasTV (vía @guell)

New York, New York

“Nueva York es la ciudad que yo conozco mejor. Por otro lado siento, esa es la verdad, cierta fascinación por esta urbe. Nueva York es una ciudad demasiado grande para que se la pueda conocer íntimamente. A mí me ocurre que describo lugares que no conozco. No es mi misión ser el historiador de Nueva York ni tampoco su arqueólogo-jefe.

Por otra parte, no soy historiador de nada. Todo lo que escribo viene del interior. Jamás trazo un plan. No defiendo ninguna filosofía ni condeno ninguna teoría. Una historia nace de no se sabe dónde ni se sabe por qué. Hay en este proceso incontrolado alguna cosa totalmente orgánica”.

Paul Auster