Conexiones beneficiosas en el seno de las empresas, según IESE Insight

Interesante análisis de la profesora del IESE Pinar Ozcan sobre la importancia del fenómeno web 2.0 en las empresas, especialmente ante su necesidad constante de captar nuevos talentos y asegurar una carrera profesional a sus trabajadores (seguramente, las dos caras de una misma moneda). Según el artículo de The Slogan, su premisa de partida es clara: más networking, por favor.

Directivos, estudiantes, aspirantes a empleos, artistas, escritores… todo el mundo sabe lo importante que es el networking para labrarse una carrera profesional. ¿Y qué hay de las propias empresas? La empresa -sobre todo la emprendedora- no es autárquica: las asociaciones y conexiones que establezca pueden determinar sus perspectivas de éxito. Es decir, su red o “cartera de alianzas” influye y mucho.

Al respecto, Ozcan señala en “What Networks do to Companies and what Companies do to Networks: Evolution of Alliance Portfolios in Networked Markets” cómo algunas compañías están desarrollando programas de asociaciones con otras empresas para crear círculos virtuosos y sólidos que confieran nuevos atributos a su política de personal.

“Las carteras de alianzas aportan muchos beneficios a las empresas; desde recursos, economías de escala e innovación hasta una mayor credibilidad y una mayor capacidad de hacer frente a la incertidumbre del entorno. Y como sucede con prácticamente todo en el mundo de los negocios, la competencia es fundamental: las alianzas formadas por una empresa afectan a las formadas por otras. ¿Son valiosas todas las alianzas? En la mayoría de casos sí, pero no todas son iguales”.

Por ejemplo, la firma Topmobile elaboró una sólida red de alianzas con operadores, fabricantes de móviles y marcas del sector; ¿el resultado? domina parte del mercado de los juegos para móviles en un claro ejemplo de círculo virtuoso.

Las carteras de alianzas cambian de tres formas principales: los vínculos fuertes crean un ciclo virtuoso que facilita un mayor desarrollo de la red, mientras que las empresas que carecen de vínculos fuertes se encuentran atrapadas en un ciclo vicioso permanente; los ciclos virtuosos pueden fortalecer aún más las empresas si éstas siguen “estrategias de dependencia de recursos”, y los cambios de cartera suelen coincidir en general con otros cambios en la empresa, como “nueva financiación, salida a Bolsa y cobertura mediática de los juegos”. Este conocimiento afecta a la empresa en tres niveles: empresa, cartera y red.

Cuando las carteras de alianzas crecen, se debilitan o cambian, se producen también cambios en la empresa: es la consecuencia de un mercado interdependiente o “en red”. Puede que las empresas crezcan, mejoren su posición en el mercado, consigan nueva financiación o una mayor cobertura por parte de la prensa; o, por el contrario, que se las vean y se las deseen para conservar su posición en el mercado o incluso sobrevivir. En definitiva, ya sea para bien o para mal, las empresas crecen o decaen en función de (y junto a) sus carteras.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *