El castellano, puesto al día de nuevo en el Moliner

Recuerdo el diccionario María Moliner (“el Moliner”) desde que era niño. Cuenta su reseña en la editorial Gredos que la primera versión se publicó allá por 1966, aunque aseguran que es el resultado de toda una vida de trabajo. Frente a la RAE, la obra de Moliner tiene más ‘vida’. Su objetivo, de hecho, era superar un afán normativo e ir recopilando las palabras que encontraba en la vida (durante más de 15 años).

Diccionario Maria Moliner

Me hizo mucha ilusión leer hace unos días un reportaje de Lola Galán en El País que glosa su importancia con motivo de la tercera edición de la obra, un trabajo póstumo de María Moliner:

“Pero lo cierto es que, dado el impacto enorme del María Moliner durante 31 años, y pese a algunas carencias, nadie se había atrevido a tocarlo. María Moliner -nacida en 1900 en Paniza (Zaragoza) y fallecida en Madrid en 1981-, aquella dama aragonesa, esposa de catedrático y madre de cuatro hijos, que recopiló minuciosamente, durante quince largos años, las fichas con cada palabra, cada definición precisa, había dejado ya, antes de morir, instrucciones para la revisión del texto”.

Todavía hoy, según cuenta Galán es una obra imprescindible: 

“El preferido en universidades y bibliotecas, del que la editorial Gredos ha vendido 200.000 ejemplares desde su aparición en 1966-1967. Una cifra insólita si se piensa que hablamos de un archivo de voces, y no de una novela de aventuras. Pero la evolución de España, y con ella la del español, ha sido tan vertiginosa que a los nueve años de publicar la segunda llega ahora la tercera edición de esta obra clásica. ¿Por qué? Porque la fotografía del español se ha movido muchísimo y ya no refleja los rasgos reales de su uso, en una España diferente. Un país que de exportador de emigrantes se ha convertido en meca de la inmigración; una sociedad rural que pasó de usar el azadón a practicar pilates, a viajar por todo el mundo y a llenar los restaurantes internacionales, dominando términos como carbonara, al dente o chop suey”.

Por cierto, entre las nuevas acepciones se recogen dos que tienen mucho que ver con Impresiones, este blog.

Blog (inglés). Aféresis de weblog. De web

Logbook. Cuaderno de bitácora. Sitio web o parte de él actualizado permanentemente donde se recopilan por orden cronológico escritos personales de uno o varios autores sobre temas de su interés, y en el que se recogen también los comentarios enviados por sus lectores.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *