Así lo asegura el informe Proyecto Internet Catalunya (PIC), impulsado por la Universitat Oberta de Catalunya (UOC) y financiado por la Generalitat. Y puede entenderse como un fuerte revés a determinados tópicos acerca de los internautas. El estudio señala que:

“El uso de internet se ha difundido rápidamente en Cataluña en la última década y la brecha digital se ha ido reduciendo. En estos momentos, un 41,5% son usuarios frecuentes de internet y un 53,9% han sido usuarios en los últimos tres meses. La difusión de banda ancha es aún más significativa. En lo que se refiere a empresas, Cataluña es el país número uno de Europa en penetración de banda ancha y el número seis en lo que se refiere a los hogares. La principal diferencia en la frecuencia del uso es resultado de la edad. A partir de los cincuenta años, la proporción de usuarios se sitúa en menos del 10%, mientras que llega al 75% entre los menores de treinta años. Así mismo, hay más abonos de teléfono móvil que personas, en Cataluña”.

El propio sociólogo Manuel Castells -codirector del estudio junto a la rectora de la UOC, Imma Tubella- señaló en la presentación del informe que “ha verificado lo que ya se sabía, que las nuevas tecnologías no encierran a la gente en casa sino que activan la sociabilidad”. Para Castells, considerar que el uso de internet “aísla y enajena” es una “patraña sin ninguna base científica”. Según el informe:

“Internet activa los proyectos de autonomía de las personas: autonomía personal, autonomía profesional, autonomía en la gestión de su cuerpo, autonomía comunicativa, autonomía emprendedora y autonomía sociopolítica. El estudio demuestra que cuanto más autónoma y más capaz de proyecto es una persona más utiliza internet. Y cuanto más utiliza internet más desarrolla su autonomía. Internet es una plataforma de expresión del emprendimiento, la iniciativa y la libertad”.

De forma muy explícita, Castells lo resumió con las siguientes palabras:

“Cuánto más autónoma es una persona más utiliza internet, y a su vez, este uso refuerza su autonomía”.

Según publica El Periódico de Catalunya:

“Las personas más activas, sociables, emprendedoras y con capacidad de iniciativa y autonomía son las que más recurren al uso de internet, y no al revés, como sostiene la creencia aún extendida que atribuye la tendencia al aislamiento marginal y la introspección en los habituales de la red”. 

Es el primer estudio empírico que demuestra este tipo de comportamientos, y responde al análisis exhaustivo de 15.390 entrevistas presenciales y 40.400 realizadas por internet durante casi siete años por parte de 40 investigadores. A partir de estos resultados, Castells concluyó que la red es “el elemento clave para la autonomía personal, política, económica y profesional”. Hay más datos en el canal de la UOC en Youtube.

El estudio destaca que hasta el 83% de los jóvenes de entre 15 y 24 años son usuarios habituales de las nuevas tecnologías (con una clara disminución de la diferencia de género en el uso de internet en esa franja de edad). Para Imma Tubella, rectora de la UOC, estamos ante un profundo cambio en los hábitos de los adolescentes, que conviven simultáneamente con cinco pantallas (televisor, móvil, consola, agenda electrónica y ordenador).

De todas maneras, Castells matizó la extensión de la red con el análisis de que su uso “requiere un determinado nivel educativo”. En esye sentido, afirmó que Internet “profundiza la brecha más histórica: la educativa”, y que en general “nos hallamos ante una sociedad de la información desinformada y esto no lo resuelve Internet”.

Interesante informe titulado e-Gobierno corporativo y transparencia informativa en las sociedades cotizadas españolas que firman los profesores Juan Luis Gandía Cabedo y Tomás Andrés Pérez (CNMV. febrero de 2005). El informe analiza la información que difunden las compañías y los efectos de esta divulgación dentro de un contexto donde crecientemente se exige una mayor transparencia por parte de los accionistas, del mercado, de organizaciones y de los organismos supervisores de los mercados de capitales europeos (Comisión Nacional del Mercado de Valores en el caso español) y estadounidense.

Enron

Para los autores, casos como el de Enron, Vivendi y Parmalat han abierto un profundo debate acerca del buen gobierno y de la credibilidad de algunas prácticas empresariales. Ahora en España hace poco se ha adoptado la publicación del sueldo individualizado de cada consejero, una postura que impulsa la propia UE. Las memorias de 2007 deberían incluir esta novedad (que, por cierto, es práctica habitual en EEUU y Gran Bretaña). Todos estos frentes obligan a replantear la transparencia y la información, por ejemplo el estándar GRI. La reputación y las buenas prácticas son clave, más teniendo en cuenta que el emporio que representaba Enron logró engañar a medio planeta y cayó en sólo quince meses:

“Los recientes escándalos financieros han hecho que los organismos supervisores coincidan en la necesidad de exigir mayores niveles de transparencia informativa a las compañías cotizadas. De hecho nos encontramos en
un periodo de transición en el cual se están aprobando o se encuentran en fase de aprobación, diversas iniciativas legislativas que obligan a cumplir con requisitos que hasta hace poco solo se asumían voluntariamente. Tal vez por ello, resultaba apropiado plantearnos cuáles son los niveles de transparencia informativa que en materia de gobierno corporativo tienen las sociedades cotizadas españolas”.

Los autores señalan y cuantifican tres índices de transparencia en materia de gobierno corporativo. En su opinión, las compañías con mayores índices de transparencia son también (lógicamente) las que más utilizan Internet como canal para difundir información sobre su gobierno corporativo, un elemento que en los últimos años es todo un indicativo sobre la confianza en el equipo gestor de las sociedades cotizadas (especialmente por el plus de visibilidad que confiere cotizar en bolsa).

En el informe se señala también que no existe una regulación específica sobre estos aspectos, que explica la razón por las que “en general” se recurra al informe anual “como el medio de comunicación más extendido para informar acerca de sus prácticas de gobierno corporativo”. Pero advierten:

“En el inicio del siglo XXI, las tecnologías de la información y la comunicación están transformando el canal y los modelos de comunicación entre las sociedades cotizadas y cualesquiera agentes interesados en la evolución de su negocio stakeholders”.

Así, los autores destacan la importancia de la tecnología en la transparencia informativa: 

“Las ventajas que la tecnología aporta a la transparencia informativa de las compañías y, por tanto, a los mercados financieros, no han pasado inadvertidas para las autoridades reguladoras de la mayor parte de países desarrollados del mundo. Este interés, acrecentado tras los sucesivos escándalos financieros originados
a partir del caso Enron, ha supuesto la emisión de normas específicas relacionadas con el buen gobierno corporativo y con el uso de Internet como medio para difundir las prácticas empresariales en este ámbito”.

Para Juan Luis Gandía Cabedo y Tomás Andrés Pérez la correcta gestión del gobierno corporativo:

– Facilita la comunicación entre sociedades e inversores (especialmente, sus
accionistas).

–Reduce el coste de distribución e incrementa la oportunidad de la información
corporativa.

– Fomenta la participación de los accionistas en la vida social de la compañía.

–Democratiza el acceso a la información corporativa.

– Aporta credibilidad a las prácticas de buen gobierno.

En definitiva, señalan que “el e-gobierno corporativo debe entenderse como la integración de la tecnología, en especial de Internet, en el proceso decisorio propio de los órganos de gobierno de la sociedad. Y todo ello con el fin de facilitar la aplicación de prácticas de buen gobierno que contribuyan a incrementar la transparencia informativa de la sociedad, generando con ello valor añadido para la compañía y mejorando la comunicación con los terceros interesados”.

Las principales conclusiones son:

1. Bajo nivel de transparencia informativa en materia de gobierno corporativo que tienen las sociedades cotizadas españolas. “Únicamente en el caso de la CNMV este valor es sensiblemente superior”.

2. ”Se observa que hay algunas compañías (algo más de un 20% de la muestra) que si consideran apropiado este canal como un medio complementario del formato tradicional (informe anual). Esta circunstancia confirma el interés del regulador por introducir en la normativa, requisitos tendentes a desarrollar todo el potencial que Internet ofrece para mejorar la transparencia informativa de las empresas”.

3. “Se evidencia que los niveles de transparencia están relacionados con cuestiones como la ‘imagen’, la ‘presencia’
de la compañía en los medios de comunicación o la necesidad de ‘convencer’ a los inversores de la viabilidad del negocio”.

“Millions of people read daily the biggest on line newspaper. Ohmynews written by thousands of journalists; Flickr becomes the biggest repository in the history of photos, YouTube for movies.
The power of the masses.
A new figure emerges: the prosumer, a producer and a consumer of information. Anyone can be a prosumer.
The news channels become available on Internet.
The blogs become more influential than the old media.
The newspapers are released for free”.

Prosumer es el resultado de la contracción de ‘producer’ o ‘professional’ con ‘consumer’. El término hace referencia al nuevo poder de los consumidores para crear contenidos. Algunos datos más para la reflexión aquí. (Vía)

AMPLIACIÓN: Hay más información en LlámameLola. Por lo visto, el audiovisual lo ha realizado la consultora Casaleggio Associati para ilustrar cómo (nos) afecta Internet.

Lo he visto en en el blog de John Howard (Living Brands). Es una afirmación rotunda que, aunque no es nueva, mantiene toda su fortaleza. Howard la toma del fantástico post que firma Peter Merholz desde Core 77, donde concluye:

“When you start with the idea of making a thing, you’re artificially limiting what you can deliver. The reason (the best examples of) forward-thinking product design succeed is explicitly because they don’t design products. Products are realised only as necessary artifacts to address customer needs. What (they) all realise is that the experience is the product we deliver, and the only thing that our customers care about”.

You press the button, we do the rest 

Ya lo decía en 1888 George Eastman a propósito de Kodak: ”You press the button, we do the rest“. Un siglo más tarde, el mundo Apple o Flickr son otros buenos ejemplos.

Acabo de entrar por primera vez en Infotendencias, un weblog colectivo sobre la convergencia digital en los medios de comunicación, y tengo que felicitar la iniciativa de unir a 24 investigadores de 12 universidades.

Hace unos días replicaron (firmado por Guillermo López) el post 10 obvious things about the future of newspapers you need to gey through your head que elaboró Ryan Sholin (vía Teaching Online Journalism). En el post, Sholin resumía las características del periodismo digital.

1. It’s not Google’s fault.

2. It’s not Craig’s fault.

3. Your major metro newspaper could probably use some staff cuts.

4. It’s time to stop handwringing and start training.

5. You don’t get to charge people for archives and you certainly don’t want to charge people for daily news content.

6. Reporters need to do more than write.

7. Bloggers aren’t an uneducated lynch mob unconcerned by facts. 

8. You ignore new delivery systems at your own peril.

9. J-schools can either play a critical role in training the next generation of journalists, or they can fade into irrelevancy.

10. Okay, here comes the big one: THE GLASS IS HALF FULL.

Según Infotendencias, la clave es que “las nuevas herramientas y medios desarrollados en Internet no han de leerse como ‘el enemigo’ del periodismo tradicional al que, por tanto, hay que ignorar, sino un complemento indispensable para desarrollar contenidos periodísticos”. El sector está cambiando. Es necesario dirigir el foco a la información local con contenidos diferenciados y ajustados a las comunicades locales capaces de competir con las informaciones globales.

Por último, el blog colectivo firma una reveladora declaración de intenciones propia del ámbito académico donde se ha gestado el proyecto:

“El periodismo es ya multimedia, es interactivo, y ha de configurarse atendiendo a un escenario caracterizado por la multiplicidad de fuentes, recursos complementarios y vías de difusión de la información. Formar estudiantes para que hagan el periodismo de siempre en el reducido número de medios de siempre es condenarlos a una formación anquilosada y de aplicación restringida”.

Javier Velilla es socio director de Comuniza, una consultora de branding y comunicación estratégica con sede en Barcelona. Docente para centros de formación superior y para empresas e instituciones. Investigador académico y autor de un libro sobre branding.